Deportes náuticos alimentación y nutrición deportiva

Es importante que sigan una dieta equilibrada y variada con la que se aporten todos los nutrientes. También tienen que beber mucha agua para mantener una hidratación correcta y cuidar la higiene de los alimentos consumidos, pues las personas seropositivas se encuentran más expuestas a las infecciones de virus y bacterias.

Dieta equilibrada

Tenga presente todos los grupos básicos de nutrientes en su alimentación diaria: hidratos de carbono para obtener energía, proteínas de las que se nutren los músculos y partes del sistema inmunológico y grasas, además de vitaminas y minerales. Esto se traduce en los siguientes alimentos:

– Proteínas: estos nutrientes son especialmente importantes para los seropositivos, que suelen perder mucho músculo. Las proteínas construyen este músculo, con lo que se ayuda a mantener el peso. Los alimentos más ricos en proteínas son la carne roja, el pollo, el pescado, los huevos, las nueces y las legumbres.

– Hidratos de carbono: proporcionan la energía más elemental (la que se quema primero). Pueden ser simples, como el azúcar del café, por ejemplo, o complejos. Estos últimos se encuentran en el pan, la pasta, los cereales y también las frutas y verduras. Estos alimentos, además proporcionan vitaminas y minerales, por lo que son una fuente de hidratos más aconsejable que la de los hidratos simples.

– Grasa: además de construir las reservas de energía del organismo, las grasas actúan como vehículos de las vitaminas liposolubles A, D, E y K y también fabrican las membranas de las células y de muchas hormonas. Se encuentran presentes en las mantequillas, los aceites, la leche (nata, crema, quesos) y los embutidos. La forma más sana de tomarla es a través del aceite de oliva (en crudo, como en la ensaladas). Algunos seropositivos tienen problemas para absorber estas grasas, pero esto no debe significar eliminar por completo la grasa de la dieta (es un nutriente básico). En estos casos, el médico puede recomendar la ingestión de algún tipo de suplemento.

– Vitaminas y minerales: algunos pacientes VIH positivos tienen niveles deficientes de vitaminas y minerales, especialmente de A, B, C, E y de magnesio, hierro y zinc. Esto ocurre porque en algunos casos resulta difícil comer todo tipo de alimentos y absorber de ellos las vitaminas y minerales. Por esta razón, a veces se recurre a los suplementos vitamínicos. Las fuentes naturales de estos nutrientes son:

– Vitamina A: leche y derivados, huevo (yema) y en las verduras y frutas de colores rojos y anaranjados.

– Vitamina D: leche y derivados, huevo y aceite de hígado de bacalao.

– Vitamina E: huevos, vegetales de hoja verde (como la acelga o las espinacas), levadura de pan y aceites de semilla.

– Vitamina C: frutas frescas, especialmente los cítricos

– Calcio: leche y derivados

– Hierro: carnes rojas y legumbres (especialmente las lentejas)

– Magnesio: hortalizas y verduras

– Flúor: pescado

– Zinc: pescados, legumbres y cereales

– Agua: el agua es el principal componente del organismo, que necesita un nivel de hidratación adecuada para funcionar correctamente. En el caso de la infección por VIH se recomienda beber más agua de lo normal (más de 2 litros al día), en parte para aplacar algunos de los síntomas más frecuentes de la terapia, como la diarrea o la fiebre, pero también porque ciertos fármacos pueden producir cálculos renales (piedras en el riñón). El líquido se puede obtener también en forma de zumos, sopas o infusiones.

Alimentación segura

El virus del sida merma las defensas de los infectados, por eso tienen que cuidar la posibilidad de infectarse con otros patógenos (bacterias, virus) a través de la comida. Enfermedades como la salmonelosis o la gastroenteritis pueden ser más agresivas cuando el sistema inmunológico se encuentra debilitado. Por esta razón, hay que observar ciertas medidas higiénicas elementales:

· No consuma leche sin pasteurizar y tenga cuidado con los huevos, así como la mayonesa o los helados. Recházelos si desconoce su origen.

· Toda la carne (cerdo, ternera, cordero, pollo) y el pescado debe cocinarse bien, no ingiera estos alimentos crudos o poco hechos.

· Antes de manipular o consumir un alimento lave cuidadosamente sus manos y lávelas también cuando manipule diferentes comidas.

· Lave a conciencia la verdura fresca, puede tener gérmenes. Pele siempre las frutas.

· Fíjese en la fecha de caducidad de los productos envasados que consume y no la rebase. No compre las conservas que tengan alguna abolladura y tenga cuidado con las conservas caseras.

Más información sobre seguridad alimentaria (LINK)

Ejercicio

Muchos estudios e investigaciones han demostrado que el ejercicio físico mejora la calidad de vida en los seropositivos. Su práctica regular tiene efectos directos sobre el sistema inmune, concretamente eleva el número de linfocitos CD4+ y además aumenta el volumen muscular (que se deteriora con la enfermedad) e incrementa el apetito.

No existen reglas fijas sobre cuál es la actividad mejor en sida. Cada paciente puede escoger la que le resulte más afín y fácil de practicar con regularidad, desde un paseo largo hasta la natación.

El deporte también ayuda a relajarse, disminuye la ansiedad y la sensación de depresión y contribuye positivamente en la imagen de uno mismo.

Deja un comentario